¿Qué es un Blockchain, para qué sirve y con qué se come?

Seguramente has escuchado comentarios sobre Blockchain en más de una ocasión, sobre todo porque esta estructura suele estar vinculada al uso de criptomonedas como Bitcoin.  Lo primero que hay que saber es que estas dos cosas, aunque cercanas, no son lo mismo. Para simplificar las cosas, podemos comenzar diciendo que todas las criptomonedas son Blockchain, pero no todos los Blockchain son criptomonedas. Entonces, ¿qué es un Blockchain? Es una base de datos descentralizada, con diferentes registros repartidos entre muchos nodos.

Eso probablemente te dejó en la oscuridad… No te preocupes, en este artículo introductorio usaremos el ejemplo de las transacciones con criptomoneda, la tecnología Blockchain más popular, para hacer que nuestra descripción sea lo más simple posible.

Cuando haces una compra, ya sea en Internet o a través de una terminal bancaria, el dispositivo que utilizas envía la información de la compra, verifica que la tarjeta sea auténtica, confirma la transacción y actualiza tu saldo.  El banco es el propietario de la base de datos que alberga la información sobre tu balance y tu cuenta y, además, centraliza todos estos datos en sus registros. Sin embargo este proceso, debido a problemas en la base central o por accidentes, puede presentar algunas fallas de disponibilidad o de modificaciones erróneas en los saldos de sus clientes.  

Blockchain simplifica todo este proceso al eliminar al intermediario, que en este caso sería el banco. En primer lugar, Blockchain establece la propiedad de la cuenta. Esto se logra mediante el uso de una llave única que solo el usuario conoce y que, por razones de seguridad, no debe extraviar ni proporcionar a nadie. Una vez que la cuenta es validada por el Blockchain de nodos, se establece si la transacción es legal y posible.

Luego, este registro de compra se establece y se guarda en un archivo conocido como “block”, que se coloca al inicio de la cadena de registros —Blockchain—. Este registro, asegurado, encriptado y anónimo, es actualizado en todos los nodos de la red.  Una vez establecido, el registro no puede ser modificado o borrado, salvo en casos especiales. Así, un Blockchain se mantiene seguro. En pocas palabras, es un registro público de transacciones anónimas, que todos pueden inspeccionar y confirmar, pero que no son controladas por un solo usuario, organismo o gobierno.

¿Qué tan seguro es un Blockchain?

Es muy difícil tomar el control de una red Blockchain.  Hackear un solo nodo para modificar el dato de una transacción o saldo implica una alta complejidad matemática y técnica. Sin embargo, tras el espectacular logro de esta proeza, el hacker aún tendría que lidiar con la estructura misma del Blockchain. Cuando una transacción es sellada como válida, el registro público de la transacción se guarda en muchos nodos, no solo en uno.

Por ejemplo, si el número de nodos es de 100, pero únicamente uno —en este caso, el hackeado— no cumple con el consenso del registro, la transacción se detendrá y será marcada como inválida. El hacker tendría que modificar por lo menos 51 nodos para que el Blockchain valide la operación. Esto hace que el Blockchain sea verdaderamente seguro.
¿Es inviolable? Lamentablemente, no. Un ejemplo de una falla de seguridad es el caso de la red Ethereum Classic, que explicaremos en un artículo posterior.